header-photo

Trillo

A hora y media de El Casar.

Muy bonita la relación con el Tajo, los puentes, las cascadas, las playitas, los pescadores, los paseos.

Chulísima una terraza a la orilla del río, con los plátanos dando sombra y una cascada dando frescor y ese sonido característico del agua cayendo.

Nos dimos un bañito a las afueras en el río. Los dimingueros de antaño ahora son rumanos, polacos y bolivianos, con lo mismo bueno y lo mismo malo.

Las torres de refrigeración de la Central Nuclear le dan un puntito más de exostismo, acordándonos siempre de los Simpsom y de Ángel Luis (que ayudó a construirla).




1 comentario:

almenas dijo...

La central nuclear tiene mucho encanto. Seguro que hay un Mr Burns cerca. Qué bello...